Saltear al contenido principal

Ofrecemos un asesoramiento integral durante todo el procedimiento, preparando el necesario acuerdo extrajudicial de pagos (AEP) previo a la posterior solicitud de concurso consecutivo voluntario ante los juzgados competentes.

El desarrollo de la nueva regulación específica, nace en un contexto cuyos principios inspiradores son los mismos que los de la Ley Concursal o los de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre. De apoyo a los emprendedores y su internacionalización, e introduce un mecanismo efectivo de segunda oportunidad para las personas físicas equiparándole el sistema de limitación de responsabilidad inherente a determinadas sociedades de capital y modulando el principio de responsabilidad patrimonial universal recogido en el artículo 1911 del Código Civil.

La Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, popularmente conocida como Ley de Segunda Oportunidad, tiene como objetivo favorecer los acuerdos extrajudiciales de pagos y la exoneración de deudas a particulares y pymes en problemas por culpa de la crisis económica de los últimos años.

La normativa nació con el fin de ser un balón de oxígeno para aquellos emprendedores o pequeños empresarios que han fracasado y no pueden hacer frente a las deudas que han contraído.

REQUISITOS PARA PODER ACOGERSE A LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD:

  • Que el máximo de la deuda (pasivo) no supere los cinco millones de euros.
  • No Haber sido condenado por delito contra el patrimonio y el orden socioeconómico. Contra Hacienda o la Seguridad Social en los diez años anteriores.
  • No haber realizado en los últimos cinco años otro acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Que se dé una situación de insolvencia (puede ser también una insolvencia previsible, esto es que aunque aún no se dé, se prevea sin duda).
  • No encontrarse ya incurso en un concurso de acreedores.
  • Que el deudor sea de buena fe (la recomendación de la Comisión Europea como veíamos habla de “honrados”).
  • Que se liquide previamente su patrimonio (o que se declare la conclusión del concurso por insuficiencia de masa).