Saltear al contenido principal
Cómo Rebajar Al Máximo La Factura Fiscal De 2019

Cómo rebajar al máximo la factura fiscal de 2019

La aportación a planes de pensiones es la fórmula más evidente aunque también hay que revisar las opciones de retribución en especie para rebajar las rentas del trabajo y repasar si hay minusvalías pendientes de compensar de años atrás

El mes que queda para que finalice el año da margen para cuadrar la factura fiscal de 2019. El contribuyente aún está a tiempo de tomar decisiones con las que intentar rebajar el pago de impuestos en su declaración de la renta, como apurar al máximo la deducción por la aportación al plan de pensiones o el uso de las minusvalías para reducir las plusvalías sujetas a gravamen.
La recta final del año llega además con la formación de Gobierno a la vista, en plena cuenta atrás para que el PSOE logre la mayoría suficiente que respalde su Ejecutivo de coalición con Podemos.

Su llegada al poder traerá previsiblemente una subida de impuestos, que ya intentaron sacar adelante los socialistas en los Presupuestos fallidos de este año. El escenario fiscal del próximo año es aún una incógnita, sin que haya ninguna certeza de que el nuevo Gobierno vaya a recuperar tal cual el alza de gravamen para las rentas más elevadas y para el ahorro. Los grandes patrimonios están en cualquier caso en alerta, según reconocen en el banco privado Andbank.

“Si hay nuevo Ejecutivo habrá cambios seguro. Nunca aconsejamos tomar decisiones de compra o venta únicamente en función de la fiscalidad, pero si el cliente tiene claro que en 2020 quiere obtener una renta (como la venta de la casa) puede anticiparla a 2019”, añade Marcelino Blanco, director de planificación patrimonial de Andbank, en previsión de que pueda endurecerse la tributación de las ganancias patrimoniales.

Lo razonable, y a la espera de certezas y novedades, es sacar jugo a los beneficios fiscales ya conocidos. Hacer cuentas del balance anual de las inversiones, repasar qué gastos pueden servir para rebajar la factura fiscal y apurar al máximo las deducciones disponibles, con la aportación a planes de pensiones o, si fuera el caso, el pago de la hipoteca.

El plan de pensiones, la fórmula más socorrida

La aportación a un plan de pensiones permite la reducción de la base imponible de la declaración de la renta. En concreto, por un máximo de 8.000 euros anuales, considerando la suma de los planes de pensiones individuales y los de empleo. El ahorro fiscal será el resultado de aplicar a la aportación el tipo marginal del contribuyente. Es decir, para alguien con el tipo máximo del 45% que apure el tope de los 8.000 euros al año, el ahorro fiscal será de 3.600 euros. Con tal tipo marginal, para un sueldo de 50.000 euros, si el contribuyente aportara al máximo a un plan privado, a efectos fiscales su salario sería de 42.000 euros.

La ventaja fiscal del plan de pensiones no se acaba en el propio plan sino que se extiende a lo aportado en favor del cónyuge y también de un familiar con discapacidad. El contribuyente podrá hacer aportaciones en favor de su pareja y deducirse un máximo de 2.500 euros adicionales, siempre que los ingresos del trabajo o de actividades económica de su cónyuge no superen los 8.000 euros este año. También es posible constituir un plan a favor del cónyuge u otro familiar con discapacidad y reducir su base imponible aportando hasta un máximo de 10.000 euros anuales. Esta reducción, recuerdan desde REAF, es compatible con la del propio plan de pensiones.

Si el ahorrador se jubiló en 2011 o en 2017, solo tendrá hasta final de este año para rescatar su plan de pensiones con derecho a aplicarse la reducción del 40%. Este beneficio fiscal se aplica solo a la prestación correspondiente por lo aportado al plan hasta el 31 de diciembre de 2006. Para quien se jubile este año o el próximo, solo habrá de plazo hasta finales de 2020 y 2021, respectivamente, para el rescate del plan con esa reducción. En ámbitos financieros no se descarta que, de darse un endurecimiento en la fiscalidad de los planes de pensiones con un Ejecutivo de PSOE y Podemos, esta reducción del 40% termine por desaparecer.

Beneficios para el hipotecado y el casero

La reducción por el pago de la hipoteca desapareció en 2013 y solo se conserva para los inmuebles adquiridos hasta el 31 de diciembre de 2012. En ese caso, es posible aplicar una reducción por el 15% de lo pagado en 2018, con una base máxima de deducción de 9.040 euros. Así, la deducción máxima anual en la cuota íntegra de la declaración sería de 1.356 euros, por lo que conviene pagarle al banco al cabo del año al menos los 9.040 euros con derecho a la reducción, siempre que unas cuotas mensuales reducidas en la hipoteca no hayan permitido alcanzar esa cuantía en el conjunto de 2019.

TRIBUTACIÓN DEL AHORRO, POR AHORA SIN CAMBIOS

Del 19% al 23%. La tributación del ahorro se mantiene sin cambios, aunque inversores y asesores fiscales siguen con atención los planes que podría tener el nuevo Gobierno de coalición de PSOE y Podemos si finalmente Pedro Sánchez logra los apoyos necesarios para su investidura.
Nuevo Ejecutivo. Los Presupuestos de 2019 que presentó Sánchez –y cuya falta de respaldo precipitó la convocatoria de nuevas elecciones– incluían un aumento del gravamen del ahorro del 23% al 27% para las plusvalías que exceden los 140.000 euros, lo que motivó a algunos contribuyentes a adelantar a 2018 operaciones de venta para prevenir un mayor pago de impuestos. A falta de conocer los planes del nuevo Gobierno, y de confirmarse su llegada al poder, las plusvalías se siguen gravando al 19% para los primeros 6.000 euros, al 21% para los siguientes 44.000 y al 23% para lo que excede de 50.000 euros.

Fuente: CINCO DÍAS
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/11/29/mercados/1575043346_832674.html